sábado, 27 de abril de 2013

Una pequeña anécdota.

          No hace muchos días atrás, necesitábamos tomar unas medidas para mandar hacer una cortina para nuestro nuevo lugar de trabajo.

         Como suele suceder en estos casos, nos olvidamos de llevar papel donde tomar nota, por suerte si teníamos una lapicera y, como yo suelo tener siempre en mi mochila servilletas de papel de los distintos lugares a los que vamos, utilice una de ellas para anotar las medidas que con toda prolijidad y desempeño tomamos.

          Nuestro paseo continuo a lo largo de toda la tarde, como siempre hacemos, recorriendo esos milagrosos lugares que Buenos Aires nos brinda.

           La última parada, antes de ya emprender el regreso definitivo a nuestra casa, fue en un Burger King. Cuando llego la hora de ir al baño encontré que no había papel en el rollo, pero serenamente abrí mi mochila y allí encontré la solución...

           Al día siguiente llego la hora de ir a encargar la cortina que necesitábamos...Abrí mi mochila y entre a buscar entre su revuelto contenido, incluyendo las servilletas de papel, aquella que tenía las medidas que había anotado, entonces comprendí que ¡LA HABÍA USADO!!!. Como era imposible tratar de recuperarla, tuvimos que regresar al sitio del comienzo (ahora la anote en un cuardernito, por las dudas)...

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Te aseguro que yo me reí mucho también cuando descubrí lo que había hecho.
      Cariños.

      Eliminar
  2. Tiene mucha gracia y frescura. Me gustó. Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  3. :))es muy comica la situacion! A todos nos puede pasar eso. Y sabes que se dice: que no te falte nunca tres cosas fundamentales: agua, comida y papel higienico...:))
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gran verdad!!! querida Sandra. Muchas gracias por comentar. Cariños.

      Eliminar
  4. jajajajajaja eso nos paso a mas de uno.. a mi con poesias que se me ocurrian y luego me sonaba las narices por ejemplo jajaa. ay que buena esa jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por lo menos no me siento tan solitariamente despistada. Usar un poema para sonarte la nariz... es también otra historia graciosa.
      Cariños.

      Eliminar
  5. Un burguer king sin papel... eso es serio, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso use servilletas de la contra, de Starbucks, así les remuerde la conciencia, :D

      Eliminar