miércoles, 16 de octubre de 2013

Infancia compartida...

Un viento cálido acaricio mi cabello, un sonido lejano susurro junto a mi oído, un sabor agridulce se hizo presente en mi boca, se estremeció con un temblor mi cuerpo entero... 


Al ver a estas niñas conversando, compartiendo sus secretos de la infancia, trate, inútilmente, de encontrar en mi memoria los ecos del pasado.

¿De qué hablábamos cuando eramos niñas? ¿Qué secretos compartía con mis amigas?...

¡Cuanto tiempo ha pasado!!!. Que poca ayuda me brinda la memoria, sin duda, eran conversaciones hermosas, alegres, con algún matiz de caprichos, tristezas y celos, algunas veces, pero siempre esa intimidad tan próxima, tan única, entre dos niñas que comparten un momento de sus vidas.

Vi a estas niñas tan aisladas del mundo, tan atrapadas la una por la otra, que no deje de preguntarme ¿cuales eran mis conversaciones de la infancia?.

Claro esta que fue inútil querer recordar aquel pasado, apenas algún nombre, con mucho esfuerzo recordado.

¿Por qué este olvido, por qué esta amnesia? Vivimos, pasamos, crecemos, ¿por qué no nos es dado recordar, al menos, algunos fragmentos de aquel inocente pasado?. ¿El crecer implica necesariamente matar al niño que fuimos, o tal vez en algún rincón está esperando, pacientemente, que lo recuperemos?...

Debo admitir que lo intente, me detuve a mirar a las niñas, sigo mirando su foto y me sigo preguntando ¿como eran mis diálogos en esa infancia compartida con otra niñas, que ya tampoco son niñas? ¿En que espacio de mi memoria están aprisionados los diálogos,  para siempre, o será posible alguna vez recuperarlos?...

23 comentarios:

  1. Seguro que es posible recuperarlos, Mirta, pero busca en el lugar adecuado, no en la mente ni en su base de datos, cierra los ojos, siente sólo el latido del corazón y verás que en un rincón están todos esos sentimientos, conversaciones, imágenes... Están bien guardados, siempre buen recaudo. Es cuando no pensamos cómo adulto cuando encontramos ese presente pasado!

    Un beso de buenas noches!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, haré el intento, con el corazón, con el alma, para tratar de abrir el baúl de mis recuerdos.
      Un saludo y dulces sueños amiga mía.

      Eliminar
    2. Está en ti! Te lo aseguro! yo lo tengo bien guardado en mi interior, y de vez en cuando, últimamente mis 40 años, se han convertido en 4! Cayó el cero! Porqué me lo paso en grande con gente maravillosa cómo si fuésemos críos! Me parece que será mi próximo post! jejejejejejeje!

      Eliminar
  2. No siempre se tienen conversaciones que uno pueda o deba recordar. Hay veces en que el inconsciente las guarda bajo siete llaves porque si alguien se entera de que era lo que conversabas cuando pequeña te condenaría para toda tu existencia. La perversión se instala desde chico y sabiendo de quien viene no es difícil de adivinar. Gracias señor alemán!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi infancia no estuviste, no compares tus conversaciones con tus amigos "perversos" de un pueblo perdido en la nada...Igualmente ¿a qué vos tampoco te acordas? Saludos al tío que también te visita de vez en cuando.
      Gracias por comentar, mejor dejarlo por escrito para no correr el riesgo de olvidarlo .:D

      Eliminar
  3. jajajajaajaj, ese cruce de comentarios! me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, es real, nos leemos y comentamos en la publicación, no compartimos antes...Así somos, como dicen: "de poetas y de locos todos tenemos un poco", nosotros, más de locos que de poetas, por supuesto, jajaja. Abrazo.

      Eliminar
  4. Muchas veces olvidamos el niño qie todoa llevamos dentro .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuanto ¡cuesta reencontrarlo!!!. Saludos.

      Eliminar
  5. Creo que en cualquier momento de distensión, de relax, y seguramente cuando algo lo dispare, el recuerdo volverá.
    Tengo muy presentes muchos recuerdos de mi infancia, desde los 4 años. Pero sabes? La mayoría son traumáticos o tristes. Pocos son agradables.
    Tal vez tuviste una buena infancia, y tu niñita interior fue feliz y está mas presente de lo que tu crees. Abrazo Mirta =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviera que hacer un repaso de mi vida te diría que mi infancia no fue la mejor parte, tampoco puedo decir que fue mala. Lo que trato de rescatar de mi niñita interior (lo aprendí con la infancia de mi hijo) es esa belleza de descubrir en cada momento un mundo nuevo y el asombro permanente...
      Gracias por estar Soledad. Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Mirta que dulzura....ya te vas a acordar....yo me acuerdo de muchas cosas, pero veo a mis compañeras de primario. Me ha sorprendido el recuerdo de ellas de cosas que yo ni recuerdo o lo hago de otra manera.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble esa experiencia de encontrarse con excompañeras, en mi caso fue ron del secundario y compartir experiencias que no se recuerdan en común, las travesuras de la memoria.
      Un abrazo Ana.

      Eliminar
  7. Quizá los recuperes al sabor de un café, retornando a ese tiempo pasado con una llamada telefónica que encuentre esa voz amiga que hoy añoraste. Nunca es tarde para ello. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Sonia, cuando uno menos se lo espera hay pequeños detalles corriendo al azar que nos recuerdan el pasado.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  8. Yo me desplazo al lado masculino, jeje. No guardo mis recuerdos bajo siete llaves, solo los que quiero olvidar, son los problemas de la vida los que aplantan bellos recuerdos de infancia. Alguna vez he intentado recordar cuando era chico, pero la mente, no la memoria, me lo pone muy dificil... solo se que no parabamos por casa, siempre jugando, a lo que fuera, en especial al futbol, aunque creo que con unos palos llegamos a jugar a Hokey, jeje... Ese niño que llevamos dentro nunca muere, lo sacamos en situaciones muy, muy especiales, y no me arrepiento de ello, por eso siempre decis las mujeres, que los hombres no maduramos nunca. ¡¡ Que no me cambien ¡¡¡ be happy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con vos Carlos, ¡que no te cambien nunca!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Con que pocos recuerdos vivimos al final, qué pequeña porción de nuestra vida, en fragmentos pequeños, tenemos. Bonito Mirta, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sandra pequeñas porciones de nuestra vida asoman al presente. Los recuerdos se difuman, se diluyen, aunque a veces se recobran las sensaciones, que nos traen algún dialogo del pasado.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Una vez me dijeron que los recuerdos se conservan porque se evocan, espero que no sea cierto, y como dice mi madre, cuanto mayor te haces, más recuerdas tu infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que dice tu madre y también la ciencia... Veremos, hasta ahora yo no lo he vivido. Un saludo. Gracias por comentar.

      Eliminar
  11. Muchas veces me veo encerrada en otro ser, un ser cuadriculado y aprisionado entre las cuatro paredes de los reclamos diarios, pero en mi interior, sigo siendo yo, y yo no soy esta...sino aquella, la que se escapaba para jugar hasta las tantas a un barrio de dónde no sabía regresar y al fin en casa encontraba a mis padres llorando en la calle junto a los vecinos que me salían a buscar..Sigo siendo la misma loca encerrada en el cuerpo de una cuerda y sensata mujer que no reconozco, y sí, no todas, claro, pero recuerdo muchas conversaciones, travesuras y me reconozco en ellas más que en mis estúpidas sensateces de ahora. Besos Mirta, grande, como siempre y un texto sensiblemente más lírico que me encanta.

    ResponderEliminar
  12. Sigue siempre jugando con tu ser interior Alfmega, eso es lo que te hace tan maravillosa, tan fresca, creativa y única. Gracias a vos por comentar. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar