miércoles, 22 de mayo de 2013

Una mujer brillante, llena de talento, que fue castigada, aislada y trataron de ignorarla, pero su gran capacidad creativa supero todos los obstáculos y hoy tenemos la suerte de haber heredado las obras extraordinarias que creo.

Una grande, incomprendida y extraordinaria mujer, avanzada para su época, rompió esquemas y eso no era fácil de aceptar en ese tiempo. Una mujer con toda la fuerza y con todo el talento.







     Una de sus obras más controversiales "La Fuente de las Nereidas",  fue desplazada desde su lugar original al que ocupa actualmente cercana a la Reserva Ecológica, que antes correspondía a la vieja costanera.


Siglo XIX - Lola Mora

Breve Biografía de Lola Mora

Dolores Mora Vega, conocida como Lola Mora, nació en la provincia de Salta en 1867, escultora y pintora argentina. Estudió dibujo y pintura en la escuela de Bellas Artes de Tucumán y más tarde, por medio de una beca, en Buenos Aires.

En 1897 viajó a Europa y se introdujo en los círculos de los mejores maestros y escultores, perfeccionando sus técnicas. En Roma abrió su propio atelier donde se reunían artistas e intelectuales de Italia, Francia y Alemania; su nombre empezó a ser reconocido y adquirió fama de gran artista. Lolaganó un concurso para hacer el monumento a la Reina Victoria de Inglaterra, para la ciudad de Melbourne; otro, para el monumento alzar Alejandro I, para San Petersburgo, pero ninguno de los dos pudo realizar, ya que debía adoptar la ciudadanía de esos países (australiana y rusa), condición con la que no estuvo de acuerdo.


Cinceló bustos, modeló bajorrelieves, trabajó febrilmente: su nombre se impuso en Europa, pero Lola deseaba que su obra fuera conocida también en su país. Ofreció la "Fuente de las Nereidas" - que representa el nacimiento de Venus - inspirada en la mitología griega, lo que le generó el primer escándalo como escultora. Buenos Aires la condenó, la agredió, sufrió oposición, críticas y rechazo. Los sectores conservadores consideraron la obra inmoral, por la desnudez de las figuras. 


En todas sus obras la artista manifestó una fuerza creadora, ardiente, transgresora, que escandalizó a una sociedad prejuiciosa, que no supo ver la calidad y la sensibilidad que en ellas expresaba. Muchas de sus obras fueron destrozadas antes de ser inauguradas y otras terminaron en un depósito municipal.


Paisajes, retratos, esculturas, todas obras de singular belleza: su talento y su infatigable inspiración han hecho de Lola Mora la primera mujer escultora del Rio de la Plata. El dolor y el ostracismo porteño no la amilanaron, siguió con entereza y pasión volcándose en su obra.

Cuando dejaba de lado la escultura, incurría en otros campos. Fue inventora y urbanista: en Roma, proyectó la construcción de su casa; en 
Buenos Aires, diseñó planos para hacer el Primer Proyecto de Subterráneo y un túnel subfluvial, otro para el tránsito de tranvías y peatones; participó como contratista en el tendido de rieles del Ferrocarril Transandino del Norte, en Salta. Fue pionera de la Minería Nacional, a los 60 años, viviendo en Salta, se dedicó a extraer aceites lubricantes de las montañas, para usarlo como combustible.

Lola Mora murió en 1936, extremadamente pobre, a los 69 años.

Después de muchos años - su obra marginada y ella olvidada - son pocas las obras expuestas de Lola Mora que quedan. Se encuentra alguna escultura en Salta, Tucumán, Jujuy, Mendoza, algunos grupos funerarios en el cementerio de la Recoleta y el busto de Sáenz Peña en la Casa de Gobierno.

El Congreso de la Nación dispuso en 1998, el día de su natalicio como "Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas", reconociendo a Lola Mora como una genial escultora. 

6 comentarios:

  1. Genial en todos los aspectos de su obra, aun en contra todas las dificultades, una pena que no la reconocieran e vida porque se lo merecía con creces. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Maria Dolores, lamentablemente con los grandes de la historia es muy común que ocurra la falta de reconocimiento de su talento, mientras están con vida.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. Fantásticas esculturas, es impresionante esa mujer elevada a las alturas, o surgida de las profundidades intentando mantener el equilibrio. Transmite mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste. Adoro esa obra desde que era niña y mis padres me llevaban a pasear junto al río. Además es todo un símbolo de la estupidez de la época que la hizo desplazar de un lugar más concurrido, por ser muy atrevida.
      Muchos cariños.

      Eliminar
  3. Lola Mora fue una artista exquisita. Una pionera. Una adelantada. Una visionaria como pocos. Es una lástima que haya corrido con la misma suerte de tantas mujeres en el mundo del arte. Por suerte hoy podemos recordarla y ponderar su gran obra. Muy bello post Mirta. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  4. Gracias Valeria, tenía la idea de que te iba a gustar el tema, porque esta relacionado con lo que vos publicas. Hay muchas mujeres más con historias parecidas, las iré subiendo de a poco, cuando el trabajo me lo permita.
    Un gran cariño, tengo mucho respeto y admiración por tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar