miércoles, 12 de marzo de 2014

El templo de Jesús Sacramentado y la leyenda urbana de la gorra viajera que lo habita.


En el barrio de Almagro, en la ciudad de Buenos Aires, sobre la calle Corrientes 4433 se encuentra el templo de Jesús Sacramentado.


Este templo fue declarado "santuario eucarístico" por el entonces cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco, el 11 de agosto de 2010, siendo uno de los trece santuarios oficialmente reconocidos en Buenos Aires, es el único que no es parroquia.








El exterior del edificio se muestra en todo su esplendor y sus puertas abiertas invitan a ingresar a conocerlo.
Los orígenes de este templo se deben a la Sierva de Dios Madre María Benita Arias, quien fue la fundadora de la Congregación de las Siervas de Jesús Sacramentado, ella poseía un gran amor por la eucaristía y por eso decide crear un instituto para adorar a Jesús Sacramentado, desde un comienzo poseía la idea de levantar un templo en su honor como monumento de su Instituto dedicado al Misterio de la Fe.
Asistía a niñas pobres y huérfanas, con recursos mínimos, pero gracias a la contribución de los vecinos de Almagro y del matrimonio Unzué-Díaz de Vivar, el sueño se inicio en 1893 y se termino en 1904.

Demos ahora un paseo por su acogedor y resplandeciente interior.







En la cripta de esta iglesia se conservan los restos mortales de la Sierva de Dios Madre María Benita Arias. María nació en La Carlota (Córdoba). Descendiente directa de Don Juan de Garay (fundador de Buenos Aires y Santa Fe), de Jerónimo Luis de Cabrera (fundador de Córdoba), y del gobernador del Río de La Plata, Hernandarias de Saavedra.



Es el único templo de estilo romántico puro existente en Buenos Aires, siendo copia fiel de uno similar que existe en Italia.






























Sin embargo, en días recientes, un nuevo elemento se ha agregado a este espacio tan reluciente, tan solitario, tan llamado a la meditación y el amor al prójimo...cuentan que no hace mucho, una gorra viajera perdió su rumbo, cayéndose distraidamente al piso, extravió a su dueña, dicen que dicen que cuando la buscó no pudo encontrarla, hay quienes dicen que manos aviesas la llevaron lejos, pero muchos otros afirman haberla visto flotando en las fosforescencias nocturnas del templo, vagando en búsqueda de su dueña que también la extraña. Vaya uno a saber, Buenos Aires tiene sus encantos, sus bellezas y sus misterios...  









15 comentarios:

  1. To creo que la gorra seguirá vagando y la dueña buscándola.
    Bonito y amplio reportaje fotográfico!
    Un abrazo Mirta!

    ResponderEliminar
  2. Sera, al parecer, una búsqueda infinita.
    Gracias por la visita y el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La entrada de por sí, es una obra de arte. Buenísimas las imágenes, la reseña.... y las leyendas ;) que circundan este hermoso templo de nuestra querida ciudad. Besos Mirta =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto mucho el templo, lástima que la gorra perdida era mía y nadie me la devolvió, por eso arme lo de la leyenda.
      Gracias por estar Soledad. Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Pase mil veces por allí, preciosa !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es linda, ¿no es cierto?. Muy bien cuidada. Me cope con todos los rincones.

      Eliminar
  5. Un santuario muy bonito Mirta. La decoración en su interior y en la fachada es llamativa 100%. Gracias por compartirla.
    Y en cuanto a la gorra... jajajaja... espero que no sea la tuya.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia por apreciar un templo que me gusto mucho.
      La gorra, lamentablemente, sí, es la mía :(...por lo menos la convertí en leyenda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Siento no entrar y comentar en el blog todo lo que quisiera (la tecla quita tiempo a la pluma y se lo estoy robando demasiado a menudo). Me ha gustado ese toque de humor que le has puesto a una entrada que, utilizando como excusa una gorra extraviada, vuelve a meter en el cuerpo de esta pobre maga el gusanillo de visitar vuestra hermosa ciudad en cuanto pueda. Por el momento, dejaré que me lleves de la mano recorriendo sus rincones como en este caso. Las fotos me han gustado mucho porque me muestran algo realmente luminoso y alegre, lo que no siempre se da en estos lugares sagrados... abrazucu de los míos desde Villa de Rayuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar mi espacio Lucía, realmente lo aprecio mucho. Me alegra que te gusten los rincones de mi mundo que comparto con gran amor. Un saludo inmenso.

      Eliminar
  7. Buenos Aires tiene esa magia de una gran colección arquitectónica a simple vista. Tengo la suerte de conocer a los descendientes de Díaz de Vivar y haber recorrido dicho templo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar el blog Gladys, después me vas a contar lo de los descendientes que conoces, me interesa mucho.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Menudo reportaje fotográfico!!! Todo un lujo de detalles!! Gracias por compartir esta belleza de bonaerense (creo se dice así, no?).
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marybel, bonaerense se refiere a todo habitante de la provincia de Buenos Aires, en este caso se usaría más el termino porteño (pero esto es algo muy local). Lo importante es que te haya gustado.
      Abrazos.

      Eliminar