viernes, 1 de noviembre de 2013

El antónimo.

Sábado por la tarde, un esplendido día de sol, después de tantos días de esa molesta, pesada y grisácea presencia de un tiempo fuera de estación.

En la calle se sentía un aroma a fiesta, una alegría cantarina y simple, la que uno siente cuando su alma esta en sintonía con lo que la rodea.

Vengo caminando por Florida (¿cuando no?), a punto de cruzar Corrientes me encuentro con un payaso cargado con globos arrastrados por el viento, buena onda, me mira con una sonrisa y se presta para la foto, luego de tomarla, con alegre satisfacción levanto el dedo pulgar de mi mano derecha en demostración de agradecimiento. Un instante, cruzamos nuestra felicidad y seguimos adelante. En un rincón de mi alma una llamita de alegría se expandía, crecía y me decía que era posible, que en el mundo hay paz y armonía, que los seres humanos podemos compartir felices momentos, instantes que nos ayudan a tener alimento para la felicidad...




Unos días después le muestro la foto a una amiga, no soy un plomo que torturo a mis conocidos con todo lo que fotografío, eso lo dejo para Internet; simplemente ese día surgió el tema y como me había sentido tan feliz trate de transmitirlo, además: "-Mira está Kitty", tu favorita, de inmediato el acompañante de mi amiga, me dice: "-No, no le gustan los payasos, no se la muestres"...

Entonces me acorde de mis años de escuela y me acorde de los antónimos: risa-llanto, felicidad-tristeza, día-noche, luz-oscuridad, vida-muerte y tantos otros, evidentemente como las dos máscaras del teatro nunca podemos seguir un solo camino, a nuestros sentimientos siempre habrá un opuesto y nosotros tendremos un opuesto a los sentimientos de los otros...



Mientras tanto "mi payaso con sus globos" sigue transmitiéndome alegría hasta que aparezca mi antónimo, tratare que tarde bastante porque, ahora soy ¡muy feliz!!!

11 comentarios:

  1. Te felicito Mirta a mi me hubiese encantado que me lo mostraras, el tema no fue el payaso sino el momento que pasaron ambos aunque solo durara minutos.....a veces se da una mirada cómplice con un desconocido, un extraño que nos ve llorar y nos consuela.....son momentos de humanidad diría yo !!!!!! Cariños y nada de antónimos para esto....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus hermosas palabras Ana, es un gusto como siempre recibir tus opiniones. Cuando quieras estas invitada a compartir mis momentos de alegría. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Mirta, creo que todos tenemos ese antónimo, en algún momento aflora o lo tenemos bien refundido que no queremos que salga, y mejor que se quede allí en un lugar oculto, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos nuestro lugar secreto, sin duda, aquel que cubrimos con una capa de piedad para tratar de evitar que nos encuentre. Un saludo.

      Eliminar
  3. Esos momentos de comprensión son los que nos hacen seguir adelante. Gracias por ponerlos en palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  4. Cada cual imprime en su subconsciente un relación a cada concepto, por eso, independientemente de lo que nos parezca a los demás cada cosa tiene un significado distinto para cada uno. Somos universos en comunidad. Aún así somos muy capaces compartir nuestros universos interiores y en eso tu, amiga, eres una maestra. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfemaga por considerarme una maestra en mostrar universos interiores, creo que me sobrevaloras, pero es muy agradable recibir estos comentarios de parte tuya, ya que tu lucidez y tu trabajo supera ampliamente al mío. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una percepción interesante... una perspectiva distinta sobre una misma cosa o bueno, persona... El payaso sin culpa ni pena y su nombre ya sólo desfoga buenas o malas ideas. Pero me quedo con la feliz, que es la más grata de todas. Gracias por compartir el momento, sin duda, una delicia. Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Es lo que me llamo y me llama la atención, la figura del payaso siempre produce ideas encontradas en las personas. En lugar de alegría, como parece que debería producir, en muchas personas produce sentimientos de tristeza o de miedo. Tendía que ser parte de un test psicológico. Un tema para debatir. Gracias por comentar y por supuesto, quedemos con la alegría. Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, está claro que todo es muy subjetivo; cada cual relaciona cada cosa o concepto con algo que puede ser positivo o negativo casi al azar..nada hay de lógico en la mente humana, Mirta..Gracias por esta nueva lección de cómo conducirse en la vida..Besos y preciosa foto, auqnue tampoco yo soy demasiado amiga de los payasos, me pasa como con los curas, creo que son ante todo personas disfrazadas :)

    ResponderEliminar