miércoles, 11 de diciembre de 2013

Recuerdos de otros tiempos: Posta de Carretas.

En la serrana ciudad de Tandil encontramos una esquina con historia, presente y futuro.

En 14 de julio y San Martín encontramos una esquina sin ochava que data de 1860, en esa época era utilizada como posta de carretas, en la actualidad en el lugar funciona un negocio llamado "Época de Quesos". 

Este lugar es mágico, una obra de arte para gente sensible.

La dueña Teresa Inza, logró por pura intuición y amor a las cosas "viejas", transmitir el hecho de que no tirar algo significa cuidarlo, conservar historias, vivir entre dos tiempos. El arte de saber preservar el pasado, viviendo en el presente, transmitiendo al futuro.

Se puede comprar la mercadería que ofrecen, los típicos quesos
y fiambres tandilenses, pero lo más importante es que se puede visitar sus instalaciones y disfrutar de todo lo que allí se guarda, una visita a una obra de arte en movimiento, un lugar al cual se va a estar con los olores, con los objetos y con los sabores, y , en el más simple de los casos, se va a mirar y a admirar, que no es poco y es también un ejercicio del arte de vivir.

A continuación unas imágenes para disfrutar del arte de la nostalgia, de los detalles, pero sobre todo el arte de detenerse por un instante a recordar, y lentamente saborear la vida a través del arte de no tener prisa, y posar lenta, pausada y reposada la mirada, porque la vida es una obra de arte hecha de pequeños sucesos que nos rodean siempre, solo hay que saber apreciarlos y atesorarlos...






























































10 comentarios:

  1. Que precioso paseo por la "tienda" y que pinta tan buena la que tiene el embutido y el queso. Gracias Mirta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son famosos los embutidos y los quesos de Tandil, hay para todos los gustos.
      Gracias por pasear por este espacio y comentar. Un saludo Guillermo.

      Eliminar
  2. Hay roncones dónde lo mejor es poder compartir el tiempo! Y por l oque veo éste es uno de ellos!!!
    Un abrazo mirta!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Alberto y para mí fue un retorno al recuerdo de nuestra infancia y juventud. Olvide poner que también se puede consumir dentro del local, es un lugar para compartir y dejar que el tiempo transcurra sin prisa. Un saludo Rosa.

      Eliminar
  3. Es un lugar atípico y genial, un encanto pasear por las fotos descubriendo las huellas del pasado cuidadas y mostradas con tanto encanto, Mirta me ha encantado tu reportaje! gracias por mostrar un sitio tan bonito y lleno de historia a la vez que de ricos quesos y otras delicias para el paladar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Dolores por pasar por mi publicación y comentarla. Me alegra que te haya gustado, es un ambiente muy especial, muy como detenido en el tiempo.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Qué maravilla, Mirta!!
    Me alegra mucho que hayas compartido un rincón de la historia de tu país, pero sobretodo, me encanta que la entiendas así y nos la hagas partícipe. Sencillamente, me ha hechizado, saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sonia, se que la historia te gusta, a mi también, porque pienso que tener presente la historia nos ayudara a tener un mejor presente.
    Te agradezco el comentario y un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  6. Maravillosas imágenes que transmiten toda esa pasión que sientes por el arte, y en este caso, como bien dices, el arte en movimiento, que de tantas cosas se componen y que para mí se basa en esencia, en el arte de disfrutar de cuanto nos da la vida. besos

    ResponderEliminar
  7. Arte, recorrer, observar, vivir con alegría, bebiendo avidamente la esencia de cada día, esperando que no termine nunca este hermoso despertar, cada día, algo de pronto descubierto en medio de tanta vida. Gracias por leerme y comentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar